De trabajador a directivo

Para ser aceptado y tener éxito como directivo, debes tener en cuenta varios aspectos: Nadie nace siendo jefe. Sobre todo, si anteriormente ha formado parte de un equipo y ahora cambia de posición, debes tener en cuenta algunas cosas. Si te comportas como nuevo directivo de la misma manera que te comportabas siendo trabajador, acabarás teniendo problemas y te verás involucrado en conflictos de interés. Por ello, hemos compilado una serie de consejos para llevar bien el cambio de trabajador a directivo.

Seguro que has formado amistades con tus compañeros de trabajo, y quieres mantenerlas. Pero como nuevo jefe, estás a “otro nivel”. No hay problema en mantener las amistades, pero tienes que dejar claro que separas lo personal de lo profesional. Sino podrás ser acusado rápidamente de favoritismos hacia ciertos empleados.

Para algunos de sus antiguos compañeros puede suponer un problema que ahora seas su jefe. Seguro que sabes muchas cosas sobre ellos de cuando aún eran compañeros de trabajo, acerca de su trabajo o su opinión sobre la empresa. Puede ocurrir que por ello desconfíen de ti en un primer momento. Por eso, que no te extrañe que algunos de tus empleados que conoces muy bien te hablen menos o acudan menos a ti.

5 consejos para ganarse el respeto de tus empleados

1. Asumir responsabilidad

Para que te tomen en serio en tu posición de jefe, tienes que asumir el liderazgo y la responsabilidad. No es suficiente con tener el título. Asume tu papel y muéstralo a los demás. Posiblemente no le haya quedado clara tu posición a alguna que otra persona. Ahí es donde tienes que definir los límites y comunicar claramente cuáles son tus funciones y las de tus empleados.

2. Ser consecuente

Todo lo que reclamas, tienes que cumplirlo también al 100 %. Debes ser de fiar y cumplir tus promesas. Tampoco hagas promesas que no puedes o no quieres cumplir. Esto transmitirá una sensación de inconsecuencia y poca profesionalidad, lo que puede llevar a que no te tomen en serio.

3. Tomar decisiones

No intentes salir del apuro evitando tomar decisiones, tómalas con seguridad. A la hora de tomar decisiones, no pienses y digas “aún no dispongo de toda la información para tomar una decisión”. Nunca vas a disponer de toda la información. Debes ser capaz de tomar decisiones en base a los datos o información disponibles en el momento, aunque sean incompletos.

4. No tengas miedo a los conflictos 

Evitar la toma de decisiones porque la situación es incómoda no es de buen líder. Ser buen líder implica tener que aguantarse en ocasiones y tomar decisiones que tal vez no agraden a los empleados. Lo importante es mantener una comunicación clara y transparente.

5. Aceptar feedback 

Agradece el feedback constructivo y tómatelo en serio. Ten en cuenta los comentarios y preocupaciones de tus empleados y usa el feedback recibido para mejorar.

Esperamos que estos consejos te ayuden en tu nueva posición de directivo, ya sea actualmente o en el futuro. ¿Quieres dar el siguiente paso en tu carrera profesional y cambiar a una posición de directivo? S&you te apoya mediante mediación directa para directivos y futuros directivos en la búsqueda de empleo.

¡Con estos consejos estarás preparado para tu nuevo puesto directivo!

Hombre ante ordenador

Otros consejos interesantes